Los trabajadores autónomos deberán asumir desde el mes de octubre una subida en su cuota mensual. La Seguridad Social ya aplica el aumento de la base de cotización obligatoria, que pasará del 30% al 30,3%. Una subida que en el caso de aquellos autónomos que opten por la base mínima será de tres euros al mes, es decir, desde los 283,3 euros hasta los 286,15 euros vigentes a partir de ahora. El incremento en las contribuciones es debido al aumento de la cotización obligatoria en contingencias profesionales y en el cese de actividad.

Los autónomos pagarán, como mínimo, tres euros más a partir de octubre. Tienen además pendiente una factura de nueve mensualidades pendientes de este 2020. Pues el acuerdo cerrado en el 2018 entre el Gobierno y las organizaciones más representativas estaba previsto que entrara en vigor desde el 1 de enero del 2020. No fue así por problemas organizativos en la Seguridad Social y está pendiente que la tesorería cargue esos nueve meses (o 27 euros en el caso de los cotizantes por la base mínima) en las próximas semanas o meses. Todavía no está concretada la fecha.

El aumento de los tipos de cotización por contingencias profesionales y cese de actividad es el mismo tanto para los autónomos persona física como para los societarios. Sin embargo, éstos últimos tienen una base mínima superior.

La subida en los tipos de cotización afectará a todos los autónomos excepto a aquellos que están acogidos a la bonificación de la ‘tarifa plana’. Según especifica el Real Decreto-ley que recoge estos incrementos, la cuota a pagar por estos autónomos no se verá influida por el incremento en los tipos, ya que el importe que abonan durante el primer año es fijo.